domingo, noviembre 13, 2022

Del llamamiento


Quitarle a una isleña el mar
Quitarle a una caribeña la playa
Ponerle en fila a militares
Amenazarla y decir "no puedes disfrutar
del Mar
no puedes disfrutar de tus playas"
Y los guardias y los militares
en fila
Y la otra amenaza
la de muerte
"Cierra la boca
Tápate la boca
Enciérrate"
"Ya no tienes el mar"
Peeeero puedes ir al mall o al mal
Peeeero puedes ir a la iglesia
y rezar
por el mar y la playa
por un bbq
Amén

_________
publicado en Facebook el 13 de noviembre de 2020

sábado, noviembre 05, 2022

Poesía pa'l Barrio: (Re)conocer el futuro


Te esperamos en librería La Esquina y el callejón Borinquen (ubicado al lado del teatro Paradise) en Santa Rita, Río Piedras para disfrutar de una nueva edición de Poetas pa’l Barrio.
🗓 sábado, 12 de noviembre de 2022
⏱6PM
📍Librería La Esquina
“Poesía pa’l Barrio: (Re)conocer el futuro” será una lectura de poesías en torno al tema de la autogestión cultural en los barrios y sus entusiastas gestores. Su curadora, Alexandra Pagán Vélez resalta que “los vínculos entre la literatura, arte plástico y la gestión sociocultural son cada vez más evidentes y necesarios. Poesía pa’l Barrio parte de esa premisa en una invitación a pensar lo posible como comunidad plural que somos y a (re)conocer el valor de nuestros barrios y de las personas que lo integran desde sus diversos espacios de autogestión.”
Les poetas invitades son: Kidany Acevedo Miranda, Kattia Chico, Carlos A. Colón Ruiz, Kelly Daniel Díaz, Salomé Juey, carmen r. marín, Amado Martínez, Mara Pastor, Michelle R.O., y Amarilis Tavares-Vales. Sobre este junte, su curadora explica que forman parte de una colectividad de “escritores reconocides y emergentes de la escena literaria que, desde sus quehaceres artísticos y gesta sociocultural, conforman una muestra de la diversidad estética y de la capacidad que tenemos todes de sernos; esto es, ser desde la libertad plena, pero con el compromiso y reconocimiento de que somos en colectivo, como cada uno de nuestros barrios”.
Esta presentación de poetas es parte de la serie de actividades en torno a la exhibición “(Re)conocer el futuro”, curada a su vez por Marianne Ramírez Aponte, Curadora en Jefe y Directora Ejecutiva del MAC, y a la vista en el MAC desde el pasado 26 de junio de 2022.


 

jueves, octubre 13, 2022

La tierra es un libro

Los libros son plantas
Son como la tierra misma 
que respira y sostiene
cómo se encoje, expande, estira y acorta 
editar y respirar es lo mismo

Hay algo de reciprocidad 
en la paciencia con la que hacemos un libro 
y con la que el libro nos recibe
Como si nos estuviese esperando 
todo ese tiempo

miércoles, septiembre 21, 2022

Nueva fecha: 24 de septiembre

 



El Museo de Arte Contemporáneo de Puerto Rico (MAC), a través de su programa de equidad cultural MAC en el Barrio, le invita a disfrutar del tercer poemario DULCE SANTURCE Y HOLY PUERTA DE TIERRA, ​un proyecto del poeta José Raúl “Gallego” González Rodríguez.


Mediante la conjugación de los elementos que conforman el performance único del ‘spoken word’, se forma un juego entre la poesía, la caracterización, la sonoridad y el uso de imágenes, para narrar un homenaje al país hecho mapa, cuerpo y ciudad. Mostrando su amplio dominio del ‘spoken word’ y su control del ritmo y musicalidad. Gallego nos llevará en un recorrido de textos a ese mundo creado, con el fin de imaginarnos el país y sus otras dimensiones. El espectáculo será una experiencia poética y musical representada en 10 escenas en sintonía con 10 ubicaciones entre Santurce y Puerta de Tierra. Acompañado por artistas y músicos invitados, el poeta declamará diez de los 16 poemas que crean una narrativa sobre el hombre en la ciudad.


Imagen por Abner B. Ortiz


Músicos Invitadxs: Alexandra Pagán Vélez (presentación), Eugenio Torres (violín), Rubben Emmanuelli (armónica) y Enrique “El Peru”, (percusión y guitarra.)


Para más información del proyecto puede visitar la página oficial https://galleklle.com/


Gracias al auspicio de: la Comisión Especial Conjunta de Fondos Legislativos para el Impacto Comunitario y el Instituto de Cultura Puertorriqueña y los auspiciadores de Galleklle: the @Poet's Passage, Librería La Esquina, Forma y LaUNA.


#macenelbarrio #santurce #poemavivo #museomac #museomacpr #macpr #galleklle

sábado, julio 16, 2022

Experiencia poética: una mirada a la obra de Elizabeth Robles

 Gracias al MAPR, Abdiel D. Segarra y Raquel Torres Arzola por este trabajote. Un honor compartir mis acercamientos poéticos a la obra de Elizabeth Magaly Robles. Aquí las Actas de las primeras Jornadas de arte, investigación y creación multidisciplinaria del Museo de Arte de Puerto Rico, celebradas en línea los días 11 y 12 de junio de 2021: Archipiélago Puerto Rico: abstracciones (im)posibles.


https://issuu.com/centroinnovacioneducativamapr/docs/archipielago_puerto_rico_abstracciones_imposibles

martes, junio 28, 2022

“ser Caribe es algo que voy descubriendo”

 

“being caribbean is something i’m discovering”/“ser caribe es algo que voy descubriendo”

An Interview with Alexandra Pagán Vélez/Una Entrevista a Alexandra Pagán Vélez

• june 2022

translated by Mollie Schofield; Spanish version follows


Enlace aquí

sábado, junio 18, 2022

Heidi Anne Vera cumple años los 18 de junio


 

Mi amiga tiene las manos
llenas de barro
las manos más hermosas que he visto
con ellas me ha enseñado
que los tés más amargos
curan la gripe

Mi amiga tiene el pelo
rizado y canoso
el pelo más bello de todo Hato Rey
con él me ha enseñado
que el agua más helada del río
quita todos los pesares
y que es mejor que la miel

Mi amiga tiene el brazo
marcado con una serpiente
el brazo más cariñoso de todos
con él he visto
que la compasión
es un verbo, una acción
y se puede aprender

Mi amiga tiene la voz
dulce y suave
(y no es un cliché

es, digamos,

una observación)
desde su melodía
he comprendido
que se puede decir / se puede amar
desde la verdad

Mi amiga tiene un nombre
que me parece que rima
Heidi Anne Vera

Me parece un estribillo
de una nana antigua
con la que, si me dormían,
no tenía pesadillas

Ella es melodía
armonía
ella es geminiana

como mi madre
y mi hijo menor

 

Ella es un espejo
un reflejo
del comienzo de las estrellas
del amor de mi abuela
del plan o destino
de lo que llaman fortuna
de reír y mirar la luna
al lado del amor

Heidi Anne Vera
nació un 18 de junio
dicen que ese día
la galaxia tomó otro rumbo
para que ella fuera
hoja, flor, árbol, tallo, semilla
taza, plato, jarra, vasija

Heidi Anne Vera
y sus galaxias y seres
su poder curativo
su amor tan genuino
toda una suma
de algarabía y pluma

de lo bello de sernos

18 de junio
es el día mundial
de la fortuna
de la anchura
de lo posible
de estar en el momento
ideal, en el lugar preciso
de ser la más dichosa
al poder recitar su nombre
nana, nombre amigo
nombre serpiente, barro, amor, río

Todo el amor en un día, en una persona
Heidi Anne Vera

Qué mejor estribillo
Para el amor
-amor no tiene sinónimos posibles,
si alguno,
que sea siempre su nombre
Heidi Anne Vera
así como una canción


martes, abril 12, 2022

Análisis de la canción "Ojos color sol" de Calle 13 y Silvio Rodríguez

 Adjunto un modelo de análisis poético de una canción que utilicé en un curso de Español Básico en la Universidad de Puerto Rico, Recinto de Río Piedras.



El hilo conductor conceptual-

¿Cómo se desarrollan las ideas en la canción[1]?

La canción marca el comienzo del día, el amanecer. Sale el sol, ella abre los ojos al despertar y allí comienza un tipo de hechizo, en el cual ella se mitifica, como si fuese una diosa que supera el sol y la luna; que cambia la realidad al hacer del mundo un lugar más bello, sin guerras ni hambre. “Hoy el Sol se escondió y no quiso salir”, su belleza y su luz (que emana de los ojos, alude al refrán “los ojos son ventanas del alma”), superan la del astro; la hipérbole marca el inicio de lo que será el desarrollo de todo un manifiesto que es una oda a la belleza y bondad de esta mujer. No obstante, en realidad es el efecto del amor que siente por ella lo que hace que vea la realidad de este modo. El amor le da esperanza de que el mundo puede ser mejor y le gusta tanto, que le parece superior a los astros.

 

¿Cómo apuntan a un tema o temas específicos y cómo la voz poética se posiciona al respecto?

La belleza de sus ojos la vincula a la vida misma y a todo lo bueno (que es en realidad un reflejo del amor que siente hacia ella, como señalé); como su amor es bueno y bello, tiene el efecto de cambiarlo todo para bien y de alterar el orden habitual hasta de la naturaleza misma. La hipérbole: “Abriste los ojos y el Sol guardó su pincel/ Porque tú pintas el paisaje mejor que él” sirve para magnificar el amor que siente por ella, por todo lo bello y bueno que ve en esa persona de quien está enamorado. Las anáforas (repeticiones) de los términos ‘Sol’, ‘Luna’ y ‘sueño’ marcan el estado trascendental del amor mismo. Ella se vuelve el centro de su sistema (de allí, as alusiones al sistema solar) al sustituir estos astros, pero trasciende porque cambia también el modo de cómo la voz poética percibe la realidad. Esa luz (sea su belleza y su bondad), a la cual ve como la felicidad misma (la felicidad de estar enamorado), se generaliza y extiende, no solo a la naturaleza, sino a la sociedad: “La noche brilla original después que tú la miras/ Ya nadie sabe ser feliz a costa del despojo/ Gracias a ti y a tus ojos”.

 

las imágenes-

El poema está cargado de personificaciones que ayudan a construir el carácter mítico con el cual se caracteriza el objeto del deseo: la amada que parece llevar el sol, luz, y la vida misma en sus ojos. Algunas personificaciones son: “Hoy el Sol se escondió y no quiso salir”; “Cualquier constelación se pone insegura”; “Como el Sol tenía miedo se escondió en una nube”; y “La Luna sale a caminar siguiendo tus pupilas”. Igualmente, la mitificación de la amada se logra mediante hipérboles como: “tú pintas el paisaje mejor que él” (refiriéndose a la luz del Sol, que, al ser la base del color, pinta el paisaje- lo cual mantiene esa personificación del Sol) o cuando la ve desde una totalidad: “La única verdad absoluta”. Sin embargo, son los epítetos[2]: “Naranja dulce, siembra de querube”; lo que enfatizan esa naturaleza mística, etérea. El querubín es uno de los ángeles cercanos a dios en la mitología judeocristiana; y en el verso, ella es la siembra de querube que refuerza la insistencia de enmarcarla como un tipo de sustento, nutrición, centro de la vida misma (su vida). Asimismo, al nombrarla como semilla marca la potencialidad (las semillas, bajo las condiciones idóneas, germinan) que tiene como fuerza poderosamente buena.

De otro modo, hay unos giros al lenguaje como: “La tierra ya no gira, tú giras por la tierra”; y a los clichés como: “La escasez de comida se vuelve deliciosa/ Porque tenemos la barriga llena de mariposas”. Todas estas imágenes ilustran el amor, el sentimiento de plenitud que siente la voz poética y cuán central es la amada en su percepción del mundo. Hay una símil que sintetiza precisamente esto: “Y en la tierra parece que comienza la vida”, antes de ella no había alegría, luz ni siquiera bondad. Ese sentimiento de amor hacia ella le hace feliz, que es lo que, sin duda, otorga todos esos rasgos animados y agradables al hecho de vivir y de ser parte de una sociedad. Son esas cualidades las que simplifica como lo bello que visualiza en ella. Una personificación que mantiene ese endiosamiento de la figura de la amada es: “Cuando amanece, tu lindura”; es su belleza el día mismo porque amanece. Si se atiende el hipérbaton para llevarlo a una construcción lógica: “tu lindura amanece”, muestra cómo la lindura es equiparada con el día, y también con el sol. Así que, ella despierta (amanece), pero también apunta al amor de la voz poética que inicia cada que vez que la piensa. Asimismo, hay una sinestesia que merece destacarse: “Tu belleza huele a mañana/ Y me da de comer durante toda la semana” porque marca ese sentido de nutrición y plenitud que le brinda el estado de amor o enamoramiento del sujeto poético.  Ese romance es mágico, así la metáfora: “Tus ojos hacen magia, son magos” reitera ese carácter transformador que tiene ella en su vida. Dicho vuelco que da al mundo la iguala a ella a la poesía misma (José Gautier Benítez[3] escribió: “poesía eres tú”). La paronomasia: “Eres un verso en reversa un riverso/ le diste vuelta a mi universo” no solo la define a ella como poesía (un verso), sino que lo cambia todo, lo vuelca, está “en reversa”; que resulta en el neologismo[4] “riverso”. Entonces el “riverso” anticipa una serie de oxímoros, a saber: “Ahora se llega a la cima, bajando por la sierra/ Hoy las gallinas mugen y las vacas cacarean/ Las lombrices y los peces pescan los anzuelos/ Se vuela por el mar y se navega por el cielo/ Crecen flores en la arena, cae lluvia en el desierto”.

 

La musicalidad-

La canción se compone de 9 estrofas. La mayoría tiene cuatro versos, a excepción de la tercera, que tiene 5, y la sexta y séptima, que tienen 8. En su mayoría los versos riman consonante en los pares (primeros dos, luego el segundo par y así sucesivamente; por ejemplo, en los que tiene 8 versos: AABBCCDDEE); con la excepción de la tercera estrofa que rima libre, menos el tercer y quinto verso que riman asonante.

 

¿De qué modo el título se relaciona con el tema o con la canción en su totalidad?

            Ojos color sol es una síntesis de la imaginería[5] total de la canción. Supone lo que será el desarrollo de la construcción poética de la figura de la amada cuyos ojos pudieran ser color avellana o simplemente, connotan la luz del amor que la voz poética siente hacia ella.

 

Considera la erudición o lo coloquial en el poema. ¿Qué tipo de vocabulario elige? ¿Cómo ese vocabulario ayuda estéticamente a la canción?

            El vocabulario se mantiene en un registro cotidiano, pero no calca (copia) los coloquialismos del habla. La sencillez de las palabras o falta de erudición sirven para mostrar familiaridad con el destinatario que es la propia amada a quien le agradece indirectamente el poder amarla del modo en el cual lo hace y cómo eso le cambió su vida misma.

 

¿En qué sentidos se relaciona con la sociedad? Explica con detalles.

Hay como subtexto una crítica social que puede intuirse en varios versos. Primero, la denuncia en torno a la guerra como antítesis de la vida: “En la guerra se dan besos, ya no se pelean” y “En la academia militar enseñan medicina”. Su amor, y la vida y bondad que ve en los ojos de ella rompen con ese problema (la guerra es “un monstruo y pisa fuerte”, canta León Gieco[6]). Justamente el amor cambia el horror militar por cuidado (la medicina, que busca sanar y salvar vidas, el opuesto a la guerra).

Segundo, la canción parece proponer que el amor puro, que es bueno y honesto, puede albergar la inocencia sin temor a corromperla: “Y la inocencia por fin no se esconde de las luces”. En la actualidad, el discurso habitual es que hay que proteger la niñez, que hay que cuidarse de no ser inocentes; en un mundo ideal, esto no sería necesario.

Tercero, el amor, como fuente de bondad (insisto), alimenta en un sentido figurado, pero se alude a la falta de nutrición en el mundo en el verso: “La escasez de comida se vuelve deliciosa”. De manera indirecta el verso denuncia que hay falta de comida en el mundo.

Finalmente, el estribillo: “Ya nadie sabe ser feliz a costa del despojo”, parece denunciar la falta de bienestar que hay en la sociedad, que tienen que hacerse despojos[7] para ser felices. No obstante, la necesidad de rituales en búsqueda de la alegría parece tener responsables cuando el verso “Y los banqueros ahora dan viviendas y comidas”, acusa a estas figuras como entidades que limitan el acceso de algunas personas a recursos básicos. Que se plantee que ahora sea, bajo el conjuro romántico de la presencia de ella, que los bancos ofrezcan techo y alimento, denuncia que en la realidad hacen el opuesto.

¿De qué modo la canción contribuye a tu visión de la existencia, del mundo, de las personas, tu estado de ánimo…?

             Es una canción que retrata el estado etéreo del romance, la sensación trascendental que logra el amor en las personas. Sin duda, el efecto de la belleza, la concepción idealizada de la naturaleza del objeto del deseo o de la amada[8] (y del amor) logran un efecto enternecedor que provoca una percepción de lo bello. La cantidad de juegos con las palabras e imágenes poéticas enmarcan a la figura de la amada como un elemento que llena de alegría y vida al sujeto poético y suponen un tipo de utopía que puede verse en el “efecto” que se imagina en la sociedad y la naturaleza en el desarrollo del poema. Si bien estos elementos son hermosos, el estado de ensoñación y enajenación de la voz poética son estados anímicos idealizados y romantizados que muestran en términos generales lo que hace el enamoramiento en las personas.

 

 

¿Por qué elegiste esta canción específicamente?

Sirve de muestra de una canción que tiene mucho de la poesía y que pudiera verse como un texto propiamente literario.



[1] Calle 13 con Silvio Rodríguez. “Ojos color sol”. https://www.letras.com/calle-13/ojos-color-sol/. (Compositores: Eduardo Cabra, René Pérez Joglar y Silvio Rodríguez.)

[2] El epíteto es, por definición, un adjetivo que añade o subraya una cualidad característica del sustantivo al que acompaña sin modificar su extensión; generalmente se emplea para producir un determinado efecto estético.

[3] El poema recita:

¿Qué es poesía?, dices mientras clavas

en mi pupila tu pupila azul.

¿qué es poesía? ¿Y tú me lo preguntas?       

Poesía... eres tú.

En la canción ella tiene los ojos color sol.

[4] Neologismo es una palabra o expresión de nueva creación en una lengua.

[5] Imaginería se refiere al conjunto de imágenes poéticas.

[6] El verso de la canción que menciono plantea en una estrofa:

Solo le pido a Dios
Que la guerra no me sea indiferente
Es un monstruo grande y pisa fuerte
Toda la pobre inocencia de la gente

No solo las muertes que son consecuentes a la guerra, sino el impacto, el trauma que ocasiona en las personas es monstruoso.

[7] En algunas prácticas espirituales un despojo es un tipo de ritual que se usa para quitar energías negativas, las cuales

también se pueden nombrar espíritus, demonios o conjuros mismos que se le realizaron en contra a la persona a

quien se le realiza dicha ceremonia. Puede referirse a: Primera Hora. “Ni santero ni nada que ver.” Primera Hora,   

Hora, 21 de enero de 2020, https://www.primerahora.com/noticias/puerto-rico/notas/ni-santero-ni-nada-que-ver/.

[8] Valga destacarse que la canción en términos de género es neutral, no hay alusiones al femenino o masculino. Me

centro en la heteronorma y mi análisis de que se trata del amor de un hombre hacia una mujer resulta directamente

del video musical de la pieza en la cual, el actor mexicano, Gael García Bernal y la actriz española, María Valverde,

lo protagonizan. Refiérase a Calle 13 - Ojos Color Sol Ft. Silvio Rodríguez - YouTube Music.

https://music.youtube.com/watch?v=1Nr_tqkMsJs.

 


miércoles, diciembre 29, 2021

Otro fin de año

 Paradoja

 

Si no ha ocurrido

            no existe

Lo que pudiera pasar

            no ha pasado aún

                        no existe

Si lo que tengo frente a mí es

            es

existe

 

¿Por qué actúo como lo que es

no pudiera ser

pero lo que no ha pasado

pudiera ser?

 

¿Es eso el resultado

de haber sido adoctrinados con dios

     -o el destino?




El destino

 

El camino del destino

es la paciencia

porque se viste de tiempo


El destino es invisible

solo sus ropas lo hacen tangible

solo caminando su camino

pueden verse sus ropas

y llegar a su no-cuerpo

             a su no-ser

 

El destino siempre va al frente

nunca se detiene

nunca llegamos a él

solo podemos ver sus ropas

 

 


miércoles, noviembre 10, 2021

Lo que nos llega del mar: la hermandad antillana



Recuerdo a “los haitianos” de cuando era niña. Llegaban a mi pueblo de Yauco para vender distintas piezas de artesanía en madera y eventualmente se iban. Ahora que lo repienso coincidían con las fiestas patronales. Nunca supe a dónde se retiraban a descansar o si eran residentes de nuestra Isla. “Esos son los haitianos,” me decía Mami y yo les miraba con curiosidad. Lo que me causaba extrañeza era el gentilicio, esa separación entre nosotres y elles. Así también me pasaba con árabes, cubanos, chinos, hasta con gringos, y, un tanto después, con los dominicanos: elles y nosotres. Esta demarcación, si bien se sellaba en ocasiones por el idioma, en otras se timbraba con prejuicios que toda mi comunidad me compartía a modo de enseñanza, y que la televisión confirmaba. No había cuento ni ninguna expresión creativa que me alentara a verles distinto a ese margen en el que se les colocaba nada más con llamarles por su gentilicio.

En esos tiempos de mi niñez yaucana, entre su lengua y el vudú como parte del argumento en películas de zombis, las personas de Haití me parecían muy distantes a mi realidad y por ello, misteriosas. Recuerdo que cargaban montones de bártulos para vender al detal, montaban carpas improvisadas en las calles y cerca de los festivales o fiestas. Nunca ocupaban un espacio que se les fuera asignado. Nunca —que recuerde— se les ofrecía ni consideraba parte de ninguna actividad del pueblo. Eran, estaban allí, les compueblanes les compraban montones de artículos —recuerdo los cucharones de madera y adornos que se ponían en la pared. “Ay, esa gente trae una de cosas lindas…,” decía Mami, pero nunca les compró nada. ¿Cómo viven? ¿Dónde? ¿Qué dicen? ¿Cómo llegaron aquí?

Por eso siempre pongo mi esfuerzo en la literatura y en específico, le apuesto a la nueva novela de Sylma García González, La niña que llegó del mar (Editorial Destellos, 2021). Esta pieza narrativa le ofrece a les lectores jóvenes unos referentes en los cuales la empatía hace de les haitianes —y por generalización, de les inmigrantes que llegan a nuestras costas— personas heroicas. Asimismo, presenta a otros personajes marginales y otreicos desde una perspectiva muy humanizada sin poner en riesgo su realismo. Desde allí parece una propuesta a repensar le otre desde el amor. Además, las protagonistas son niñas valientes y brillantes; con un sentido de la justicia y un pensamiento crítico divergentes (constante maravillosa en la narrativa de García González). La recomiendo a partir de cuarto grado, pero incluso lectores de sexto pueden disfrutarla y profundizar en los temas que propone el texto.

La novela, con su título que parece sacado de un poema: La niña que llegó del mar, nos presenta a Sophie. Esta jovencita pierde a su madre en medio de una cacería por parte de la policía costanera. Decide refugiarse en una casa de herramientas adonde Mariana da con ella y se decide a guiarla para que se reencuentre con su madre en el faro que queda a minutos de donde están. En el desarrollo de la trama, un vecino que había sido objeto de los chismes de la gente por tener un carácter huraño, llamado el Viejo Pepe, les asiste. Es a través de él que Mariana descubre que la madre de Sophie había huido de Haití y buscaba asilo político en Puerto Rico. Precisamente, sobre don Pepe se rumoreaba que: “practicaba la brujería, porque lo habían visto encender fogatas de madrugada” (49). No obstante, Mariana descubre que las fogatas dirigían a les inmigrantes a un lugar seguro, y que don Pepe hasta aprendió creole en un gesto de lucha y apoyo a la comunidad haitiana. Entonces don Pepe es un aliado, se vuelve otro amigo; las diferencias y prácticas extrañas eran sino parte de un carácter noble y admirable.

Así, el texto no está plagado de los prejuicios con los que crecí ante estos temas. Desde el inicio, Mariana, aguadeña de 10 años, piensa sobre les inmigrantes desde un ángulo comprensivo. “Se los imaginaba como hombres altos y fuertes, para poder enfrentar esa aventura llena de peligros […] sabía bien a lo que se enfrentaban los viajeros dominicanos y haitianos en esa zona marina” (9). El cambio de paradigma en esta narrativa me llevó a pensar en esa niñez en la cual me enseñaban a ver a “los indocumentados” como gente mala, que huía de la ley. Nunca en mi niñez me condujeron a pensar en el mar y la humanidad misma que compartimos. “Ella sintió tristeza al saber que los hacían volver después de tanto esfuerzo” (8), plantea la novela tan pronto como empieza a develar su trama. A esa mirada, humanizada y compasiva, es a la que le apuesto y es la que creo necesaria cuando les hablamos de les inmigrantes a les niñes del mundo. Sin embargo, aunque esa mirada desde la justicia social hacia les emigrades antillanes es el cimiento que permite todo el desarrollo de la acción, la novela nos brinda, del mismo modo, una historia que transgrede las expectativas atribuidas a las niñas por cuestiones de género.

La propia Mariana se asombra al toparse no con “hombres altos y fuertes”, sino con una niña de más o menos su edad y sola. Ambas serán el centro de la narración, como mencioné, y se encaminarán a una travesía como otras de niños que se escapan al monte a escondidas, pero no son niños, sino dos niñas y un gato (la presencia de felinos será otra de las constantes en la obra de esta narradora, también aguadeña).

El gato llamado Pirata desde el nombre sugiere la historia de Cofresí, tan conocido en esa zona del oeste de Puerto Rico. Bien es conocido el carácter comprometido de Cofresí por las comunidades, sus gestas como pirata lo colocaban en un margen con las autoridades españolas, pero que nunca se impidió proveer apoyo a la gente. Estos personajes, oscuros desde una mirada oficial, son bastante luminosos, como el faro hacia donde se dirigen Mariana y Sophie.

Esto parece ser la metáfora de la novela: los faros que, mediante su luz, iluminan y permiten la seguridad, desde ciertos ángulos pudieran verse muy tenebrosos. Además, el faro es también el punto de encuentro entre la niña y su madre, alegoría de los orígenes cuando no había fronteras en el Caribe y los antillanos se movían con libertad y precisión entre las islas de los archipiélagos. Desde esa libertad del movimiento intraisleño entreveo dos cuestionamientos muy valiosos: a las políticas migratorias entre las Antillas y al deber de las personas ante lo que consideren justo. Si bien las leyes responden a unas lógicas del poder, las comunidades responden a las lógicas de ser, estar y compartir espacios desde lo que consideran justo. Don Pepe es quien, como un faro —era un hombre alto e iluminador en sentidos literales y figurados— ofrece luz y una postura con respecto al tema de las inmigraciones: “Yo no estoy a favor de romper las leyes, pero comprendo su situación difícil y trato de ayudarlos en lo que pueda” (60). Esa asistencia y hermandad es una propuesta que llevará a les jóvenes lectores a cuestionar con criticidad lo que ha de considerar justo. Mariana es el modelo que propone la historia: una niña de diez años guiada por la solidaridad, que está alerta y aprende de su entorno con apertura y valentía. En ese corto periodo Mariana se ve en Sophie y aprende de ella.

Las niñas se encuentran y miran frente a frente como a un espejo, aunque Mariana tiene el privilegio y comodidad de estar en su país, en su casa, con acceso a alimentos y seguridad, no ve a Sophie desde la condescendencia o la patética mirada de la caridad, sino desde el valor de una amistad en gestación. Esto es lo que las llevará a superar hasta las barreras idiomáticas. Ese encuentro se encuadra por la búsqueda de explicarse, decirse, acompañarse. En medio de gestos llenos de ternura e ingenio, las amigas pudieron entenderse, a pesar de no hablar el mismo idioma, otra alegoría en la que me empeño en reflexionar. Somos Caribe y a pesar de no compartir en todos los casos el mismo idioma, compartimos una búsqueda y hermandad.

Esta novela es una joya. Necesitamos llevar textos pertinentes a nuestres niñes que les lleven a entender nuestra caribeñidad desde cuestionamientos y posturas que asuman la humanidad como valor y el mar como vínculo. La niña que llegó del mar tiene el poder mítico de subsanar prejuicios y, como una perla colgada del cuello de una niña muy lista, mostrar nuevos modos de ver la situación de las inmigraciones clandestinas en Puerto Rico.


________

Especial para En Rojo

lunes, noviembre 01, 2021

Quitarse

 Es también pasajero quitarse

removerse, dejar de ser

En medio de tanto final 

una también se acaba

Cansa estar tanto tiempo de pie

en medio de tanto derrumbe

jueves, septiembre 30, 2021

Como un árbol

 

me parezco a un árbol cubierto de enredaderas

no es complejo de fea, 

sino de planta llena el cielo

un árbol apabullado 

de vida que abraza

de hojas verdes que recuerdan 

muchos corazones


así tan árbol brazos al cielo

así tan árbol enredada de corazones

así tan árbol enraizada

así tan árbol elevada


cada vez soy más árbol 

cada vez soy más cielo






domingo, septiembre 26, 2021

Compulsiones

 

compulsiones

pequeños crímenes

al amor propio

a veces más allá

del bien y el mal

solo queda un corazón

 

entre el deseo y el deber

hay pantanos

pasadizos a bóvedas subterráneas

llenas de espejos y cuchillos filosos

 

a veces no vale con pensar mucho

no vale con sentir todo

las compulsiones son relámpagos

ciegan

 

 

martes, septiembre 21, 2021

La Esperanza

 

Mi amiga Nicole sube una foto

es de un sector: La Esperanza

Ella escribe: “Es lo último que se pierde”

Yo me digo de inmediato: 

“A veces nos perdemos

en la esperanza”

domingo, septiembre 12, 2021

Fueron solo tres



 


“Tal vez
de cuatro o cinco noches como ésas
pero precisamente como ésas
tal vez
pueda vivirse
como de un largo amor
toda una vida.”
Idea Vilariño

 

                                                                                


fueron solo tres noches

tres felices noches

las suficientes para saber

que nunca y siempre

son lo mismo

aquí y allá

nunca se encuentran

 


solo tres

noches incautadas

las necesarias

para que conozca el peso

en libros

de la memoria



en tan solo tres noches

supe que perder y ganar

son a veces el tallo

de una misma flor

 

domingo, agosto 08, 2021

sigamos

 

En medio de todo esto

lo único que importa es que sigamos creando

creyendo

sintiendo

pensando

siendo

Por favor

Sigamos

Sigamos

 

viernes, agosto 06, 2021

México/ Puerto Rico


Abrir ventanas

El viento y la luz

como vertir jarrones

calaveras y diablitos

Reconocer

Recordar


Disyuntiva

Entre la sed y el agua

Azul que consume

tamales ardientes

Más allá del bien

Más allá del mal

Revisitar

Revisar


Ver los caminos

Se abren serpientes

máscaras dentadas

Cientos de tortugas

sus caparazones

guerras sagradas

Recorrer

Retomar


Dicen que un enano

construyó una ciudad entera

de noche

a oscuras

de su indecisión se entrecruzaban

tortugas y serpientes

Replantear

Repensar


Las calaveras recuerdan

mi condición finita

mi inevitable muerte

todo acaba

solo me tengo hoy

Los diablitos reconocen

los versos

de las nubes

entre ellas floto

creo que elijo siempre


Reconocer

Recordar

Revisitar

Revisar

Recorrer

Retomar

Replantear

Repensar



****



La tristeza de una mariposa amarilla

en medio de un lago

De sus aleteos se vuelca azufre

Amarillo sobre azul

una sinfonía

Un horizonte dulce

Un lago solo

Solo un lago

Una mariposa

un cenote llorando

ojos verdosos

Fondo arenoso

Y la nostalgia

del vuelo de una mariposa amarilla

 

 

 ****

 

 

En las cuevas las mariposas blancas salpican

esconden algo en su vuelo

Una cueva profunda

esconde en turquesa dos ojos

el eco responde

la mariposa blanca llama

solo una mariposa amarilla

bailotea distrayendo todo

se esconde

se escapa

no tiene palabras

ni cielos

ni vuelos

Lo que queda es ese azul

Esta turquesa fría

que también (te) llama

 

 

 ****

 

 

Quiero ser una espía

de nubes

tirarme en medio del azul

y rendirme

como quien se da a la guerra

Espiar desde lo alto el océano

Ver atardeceres

hasta que me aburra

y las estrellas mueran de celos

Espiaré tantas lluvias como mares

les descubriré sus tretas de aguaceros

revelaré sus planes de tormenta

troncharé tempestades y arcoíris

Me vestiré de nube

Flotaré en el cielo

Caeré como llovizna